domingo, 26 de abril de 2009

CENSURA DE LA CAMPAÑA DEL BUS

Definitivamente, la empresa Zima, tras las presiones de la compañía SuBus, se niega a llevar a cabo la campaña en base a que la misma es "polémica". Y es cierto que lo es, es tan polémica como la salida de una mujer a la calle sin burka en Afganistan. La intolerancia religiosa es un lugar común en los estados de carácter confesional, como lo es España de hecho.

Como primera respuesta, se ha puesto en comunicación de los medios, y se ha pedido el amparo del Ayuntamiento enviando esta carga a todos los grupos políticos.

Seguiremos informando.


A LOS GRUPOS POLÍTICOS MUNICIPALES DEL AYUNTAMIENTO DE ALBACETE

La asociación Ateos de Albacete, miembro de la Unión de Ateos y Librepensadores de España (UAL), dentro de la campaña “Bus Ateo”, y con el objetivo de difundir el pensamiento ateo, y darse a conocer entre todos los ateos, agnósticos y librepensadores de Albacete, solicitó en febrero de este año a la empresa de publicidad Zima la puesta en marcha de la campaña, dicho sea de paso, sufragada íntegramente por la asociación, durante un mínimo de un mes a comenzar a partir de mayo, dicha petición fue aceptada. Posteriormente, la empresa de publicidad puso en conocimiento de la asociación que dicha campaña era incompatible con el contrato privado, suscrito entre dicha compañía y la empresa Subús, contratista del Servicio Público de transporte de pasajeros, por medio de una concesión del Ayuntamiento de Albacete, titular de dicho servicio.

La campaña “bus ateo” se inició a mediados de enero con publicidad en los autobuses urbanos de Barcelona, y a continuación se extendió a Madrid, Málaga y A Coruña. Al margen del vivo e interesante debate social que ha generado la iniciativa, en ninguna de esas ciudades se han producido ningún tipo de incidentes relevantes. Ateos de Albacete, al igual que la UAL, valora de forma muy positiva la repercusión de la campaña, porque ha logrado situar por vez primera las opiniones de los ciudadanos ateos y no creyentes en el centro del debate social, y sensibilizar a la opinión pública de la necesidad de avanzar hacia una sociedad laica, que no tenemos, a pesar de la aconfesionalidad del Estado que la Constitución declara.

Por ello, Ateos de Albacete considera completamente inaceptable que empresas que prestan servicios públicos puedan ejercer la censura, por razones ideológicas, amparándose en un contrato privado entre ellas, y sin ningún tipo de fundamento. Esta decisión vulnera los derechos fundamentales de los ciudadanos ateos y no creyentes plasmados en los artículos 14, 16 y 20 de la Constitución Española. El artículo 20 consagra el derecho “a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción”, y prohíbe expresamente la censura previa ejercida por las empresas privadas que gestionan un espacio público que no es de su propiedad, y que todos los ciudadanos, creyentes e increyentes, ayudamos a mantener con nuestros impuestos.

Pero además el importantísimo artículo 14, pilar fundamental de nuestros derechos y libertades, dice:

Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

La discriminación por razón de opinión en materia religiosa que efectúan estas empresas detentadoras de una concesión de servicios públicos es patente, y urge una respuesta por parte de nuestras autoridades, democráticamente elegidas en las personas de nuestros concejales y concejalas, que ostentan la representación de todos los ciudadanos. Mientras esta respuesta no se produzca se estará discriminando a un grupo de ciudadanos por tener convicciones y no poder expresarlas libremente.

Entendemos que una actitud de este tipo recibiría una respuesta contundente si se tratara de una discriminación por razón de sexo, o si nos encontráramos con una discriminación por razón de raza, y por tanto esperamos que sea igualmente contundente por la discriminación religiosa de que estamos siendo objeto. Los ateos también somos iguales ante la ley.

Por todo ello, Ateos de Albacete pide el amparo del Ayuntamiento de Albacete, y le solicita que no tolere que en un servicio de su titularidad se vulnere de esta forma la Constitución, recordándoles que están obligados a ello por el compromiso que asumieron, como cargos públicos representativos de la ciudadanía en su toma de posesión, mediante su juramento o promesa de guardar y hacer guardar sus preceptos.

Les emplazamos a cumplir su palabra.


La noticia ha sido recogida por los diarios

* El Día de Albacete
* La Verdad de Albacete